Nacho PPintamonas

Cavaliere de mi vida…

Primero Ignacio González y ahora Rajoy: PP, cuna de artistas

La posteridad

Gabriel García Márquez

Hipócrita

Nazarenos por el mundo

Señal de que ya es Semana Santa

Pablo Hasel y la libertad de expresión

La Audiencia Nacional no tiene precisamente un lustroso historial de escrupuloso respeto a la libertad de expresión. En 2003 el diario vasco Egunkaria fue cerrado por decisión del juez Del Olmo y dos años más tarde ordenó liquidar las empresas intervenidas en dicha operación. En 2010, cuando el daño ya era irreparable, la Audiencia Nacional hizo pública la absolución de los imputados de Egunkaria por pertenencia a banda armada. El mismo juez, en 2007, ordenó la retirada de los kioscos de una portada de El Jueves con una viñeta satírica sobre los Príncipes de Asturias por un presunto delito de injurias a la Corona que paradójicamente proporcionó a la caricatura una publicidad sin precedentes. Leer entrada completa →

Podemos poder

Me conozco muy bien a mí mismo como para no saber que el homúnculo que me dirige se está partiendo el culo con la absurda teoría de que PODEMOS entre todos. El homúnculo sabe que todavía hay muchos españoles para los que el drama de esta crisis consiste en no poder cambiar de coche y su objetivo a largo plazo es poder cambiar de coche cada tres años, volver a  hacer funcionar la maquinaria que nos trajo hasta aquí. El homúnculo sabe que llevo desde que era niño asociando libertad con consumo y, pese a que llevo años reseteándome, a veces me  siento tan feliz y optimista que el homúnculo interviene. En realidad, cada vez que me compro cualquier prenda de más de 50 euros o un libro que no voy a leer me lo dice. Pero mis pequeñas vanidades no son nada. Hay por ahí quien quiere triunfar con mayúsculas. TRIUNFAR a costa de quien sea. Y quien quiere triunfar con minúsculas, ser un peón esclavo del “que me quede como estoy”. Y no son pocos. Leer entrada completa →

Código ético y picorcillos genitales en la corte de Cospedal

A Jomián Leonel le negaron en Castilla-La Mancha la asistencia que su madre pedía. Le dijeron que si había aguantado trece años, podría aguantar más y que no se podía tener todo en la vida. El pre-adolescente era paralítico cerebral, tenía un pulmón, no podía hablar ni comer y otras lindezas. El chico se murió. No sabemos si la falta de asistencia tuvo que ver con su muerte, pero sí sabemos que murió desasistido. Y que es verdad que no se puede tener de todo y que su madre desde luego quedó muy lejos de tenerlo todo.

Poco después se hace público que el mismo gobierno, el de Cospedal, envió a los trabajadores del servicio de salud un código ético. Nunca es tarde, se dice uno. Por esa trampa del sentido común que nos hace pensar que cuando una cosa va detrás de otra es que fue efecto de ella, uno piensa que la vergüenza de desamparo tan atroz como el de Jomián y su madre sería la causa de que decidieran que poner algunos límites éticos. Pero resulta que la doctrina sigue siendo que no se puede tener todo, que a veces un hijo se muere y que así son las cosas vaya por Dios. El código ético pide que el personal de los hospitales no vistan mostrando zonas íntimas del cuerpo y que no utilicen lenguaje obsceno. Es comprensible. Quién no suspiró por un hospital sin blasfemias y sin médicos enseñando el culo. Leer entrada completa →

Inocentes

- Hay unos señores muy ricos y muy buenos que sólo se preocupan porque todos los que nacimos aquí estemos bien; porque todos los que nacimos aquí somos especiales y aquí se come mejor que en ningún sitio; y hacemos fiestas muy divertidas, pero no pasa nada porque a los toros no les duele y se sienten orgullosos de participar; y también hay un ser invisible que dice cómo tienen que ser las cosas, y que hace que a los más buenos les vaya mejor, y que los más malos sean tristes y pobres; también gente muy mala que protesta, pero ellos no saben que si te portas bien, aunque seas pobre, luego cuando te mueres te vas a una fiesta y…
- ¡Pero niño, ¿tú eres gilipollas?!
- No papá, soy un español de derechas.

La caja negra de la transición

La transición es como el big bang. Cada poco se detectan en nuestra convivencia restos de la radiación de aquel momento fundacional, ecos de aquel hervor, hilos que proceden de entonces y que mueven tal o cual aspecto de nuestros días. Pero a veces parece como un camión de esos que pasan y que con los baches va dejando caer cascotes sueltos de mercancía, piezas mal atadas y hasta cierto punto prescindibles, que nadie va a echar de menos al destino. Estas últimas semanas nuestra celebrada transición dejó caer tres de esos cascotes, de distinto tamaño, en nuestra pacífica existencia. Leer entrada completa →

Feliz día internacional de la felicidad (y próspera primavera)

—Pues que todo me parece absurdo, eso me pasa. Ya sabes que empieza pronto todo lo malo y no se puede hacer nada para pararlo. Está ahí. Lo noto en mis rodillas, en la armonía y precisión conque me muevo con el paso de los años. Ya no recuerdo los nombres de algunos de mis personajes preferidos o simplemente he decidido olvidarlos porque los desprecio. ¿Bob esponja? ¿Qué cojones pretenden, volvernos a todos subnormales? ¿Y a Pocoyo? Joder, alguien debería meterle un tiro en la nuca y acabar con sus penurias. Solo puedo hacer una alarde de prepotencia intentando mantener la mente y el cuerpo en mejor estado que los demás durante ¿diez años más? A la mierda. No se puede envejecer con dignidad. Te voy a pedir una cosa, mamá, y espero que no se te olvide, en cuanto veas que mi risa se vuelve falsa y enseño más los dientes de abajo que los de arriba al sonreír, ahógame con la almohada. Solo te pido eso y que no vuelvas a comprar Cola cao a sabiendas de que me gusta más el Nesquick.
—Vas a llegar tarde al cole —dijo mamá, con los ojos anegados en lágrimas.
—Claro que sí, el cole, sigue obviándome. El cole me duele ¿sabes? Siempre lo ha hecho. Es sórdido. Y deja de llorar, que yo no he nacido para que te sientas realizada como madre. ¡¡Méteme las putas galletas en la mochila, cojones!!

Rebotijador

—Lo que no tengo muy claro es cuál fue su ocupación entre 1995 y 2010. ¿Qué es exactamente un rebotijador?
—Bueno, no sabía si incluirlo en el currículo. Es complicado de explicar. ¿Ha oído usted eso?
—¿Eh? ¿El qué?
—Como unos gritos.
—No…Entonces me dice que su trabajo de… —tragó saliva y frunció el ceño al releer la palabra en el currículo— rebotijador consistía en…
—¿Y ahora?
—¿Qué?
—Son como unos gritos en algún idioma extraño. ¿No los oye? Leer entrada completa →

Exponencial

El 6 de febrero en la playa del Tarajal, Ceuta, 15 personas murieron ahogadas intentando llegar a nado a España. Otro grupo de gente consiguió, a duras penas, alcanzar la playa, que no la frontera española, porque ahora ésta la marca la espalda de la Guardia Civil (todo lo que hay tras un guardia civil es España). No les sirvió de nada sobrevivir a los botes de humo, las pelotas, la resaca y la hipotermia; fueron inmediatamente conducidos tras la valla que separa España de Marruecos y que marca la diferencia entre vivir y ser. “Expulsiones en caliente” las llaman, expulsiones que violan las propias leyes españolas y el mínimo sentido de la decencia (ni asistencia sanitaria, ni legal ni siquiera una puta manta para entrar en calor). Leer entrada completa →